Crónicas del Sur
Textos inertes. Imágenes planas. Texturas de un momento, pero sobre todo de un lugar. Por que de ahí somos...del sur


12.2.06

El mate

El mate no es una bebida, corazones de otro barrio. Bueno, si. Es un líquido y entra por la boca. Pero no es una bebida. En este país nadie toma mate porque tenga sed. Es más bien una costumbre, como rascarse.

El mate es exactamente lo contrario que la televisión. Te hace conversar si estás con alguien, y te hace pensar cuando estás solo. Cuando llega alguien a tu casa la primera frase es hola y la segunda ¿unos mates?.

Esto pasa en todas las casas. En la de los ricos y en la de los pobres. Pasa entre mujeres charlatanas y chismosas, y pasa entre hombres serios o inmaduros. Pasa entre los viejos de un geriátrico o entre los adolescentes mientras estudian.

Es lo único que comparten los padres y los hijos sin discutir ni echarse nada en cara. Peronistas y radicales ceban mate sin preguntar. En verano y en invierno.

Es lo único en lo que nos parecemos las víctimas y los verdugos. Los buenos y los malos. Cuando tenés un hijo, le empezás a dar mate cuando lo pide. Se lo das tibiecito, con mucha azúcar, y se sienten grandes. Sentís un orgullo enorme cuando ese enanito de tu sangre empieza a tomarlo. Que se te sale el corazón del cuerpo. Después ellos, con los años, elegirán si tomarlo amargo, dulce, muy caliente, tereré, con cáscara de naranja, con yuyos, con un chorrito de limón.

Cuando conocés a alguien por primera vez, siempre decís venite a casa y tomamos unos mates. La gente pregunta, cuando no hay confianza: ¿Dulce o amargo? El otro responde: Como tomés vos.

Los teclados de las computadoras argentinas tienen las letras llenas de Yerba. La Yerba es lo único que hay siempre en todas las casas. Siempre. Con inflación, con hambre, con militares, con democracia, con cualquiera de nuestras pestes y maldiciones eternas. Y si un día no hay Yerba, un vecino tiene y te la da, de onda o le pedís y está todo bien. La Yerba no se le niega a nadie. Éste es el único país del mundo en donde la decisión de dejar de ser un chico y empezar a ser un hombre ocurre un día en particular. Nada de pantalones largos, circuncisión, universidad o vivir lejos de los padres. Acá empezamos a ser grandes el día que tenemos la necesidad de tomar por primera vez unos mates, solos.

No es casualidad. No es porque si. El día en que un chico pone la pava al fuego y toma su primer mate sin que haya nadie en casa, en ese minuto, es porque ha descubierto que tiene alma. O estás muerto de miedo, o estás muerto de amor, o algo: pero no es un día cualquiera.

Ninguno de nosotros nos acordamos del día en que tomamos por primera vez un mate solos. Pero debe haber sido un día importante para cada uno. Por adentro hay revoluciones. El sencillo mate es nada más y nada menos que una demostración de valores... Es la solidaridad de bancar esos mates lavados porque la charla es buena, la charla, no el mate. Es el respeto por los tiempos para hablar y escuchar, vos hablás mientras el otro toma y viceversa. Es la sinceridad para decir, ... cambiá la Yerba, o arreglalo un poco. Es el compañerismo hecho momento. Es la sensibilidad del agua hirviendo. Es el cariño para preguntar, estúpidamente, ¿está caliente no?. Es la modestia de quien ceba el mejor mate. Es la generosidad de dar hasta el final. Es la hospitalidad de la invitación. Es la justicia de uno por uno. Es la obligación de decir gracias, al menos una vez al día. Es la actitud ética, franca y leal de encontrarse sin mayores pretensiones más que compartir. Ahora vos sabés, un mate no es solo un mate... andá calentado el agua, que voy para allá


posted by Diego Steinberg at 10:45 a. m.

5 Comments:

Anonymous Caio Mario Jorge dijo...

Salve Hermano!
Gracias. mui bueno tu escritos.
Tiene muchas inspiracion.
Te saludo de Belém.
Acesse outro blog meu;
http://spaces.msn.com/members/bennyfranklin
Tu amigo de Brazil,
Benny Franklin/Caio Mário Jorge

4:33 p. m.  
Blogger Diego dijo...

No lo escribí yo... Está tomado de un programa de radio. El locutor se llama Lalo Mir (acá lo conocemos bastante...)
Un abrazo

6:22 a. m.  
Blogger Alejandro dijo...

Tengo entendido que lo escribió el ganador del premio al mejor Blog del mundo, que no me acuerdo como se llama

10:50 a. m.  
Blogger Isa dijo...

Hola Diego!

Muy interesante el artículo. Gracias a él aprendí un poco más acerca del mate. Nunca lo he probado, sólo he escuchado de él, pero aún así no conocía toda la cultura y la tradición que encierra el "tomar mate con un amigo". Muy bonito blog. : )

5:06 a. m.  
Anonymous Mariano dijo...

se llama weblog de una mujer gorda...

y es genial, felicidades por su blogg, está como decimos aquí muy currado!!

Un saludo!

4:47 p. m.  

Publicar un comentario

Al sur de todo. Siempre al sur.
template design by savatoons web design